Mosquitos

Mosquitos

    

Los mosquitos son probablemente la plaga más notoria de entre los artrópodos y son importantes vectores de enfermedades como la malaria y otras a través de sus picaduras. Se conocen cerca de 4.000 especies por todo el mundo pero en nuestras tierras predominan los siguientes:

Culex pipiens: Pone sus huevos en el agua donde pasa la etapa de larva, crisálida y finalmente sale el adulto. En su etapa de larvas se alimentan de los microorganismos y restos orgánicos que hay en el agua estancada hasta que mudan en crisálida. Después de dos días se rompe y sale el adulto. Su periodo de huevo a adulto es de siete días y pueden vivir hasta sesenta. El Culex pipiens es el mosquito más frecuente en las áreas urbanas y es, por lo general, el que nos hincha a picotazos y nos molesta con su zumbido en las noches cálidas. Entre los adultos, quien necesita de sangre es la hembra; tiene la boca preparada para perforar la piel y chupar la sangre que le servirá como proteína para producir y madurar los huevos. Su saliva evita que se coagule la sangre, produce el hinchazón, el picor, y es el medio de transmisión de enfermedad. Entre las más graves está la encefalitis. Si nos encontramos bajos de defensas y se producen varios picotazos infectados podríamos enfermar con los mismos síntomas que los del vecino al que le han picado antes (Podemos estar tranquilos, ya que el mal carácter o la insensatez del vecino no se contagia)

Los machos toman néctar y no pican, además no tienen la boca preparada para perforar.

Annopheles: También ponen los huevos en el agua aunque la prefieren un poco más fresca y en zonas de abundante vegetación. Su proceso es igual a la del Culex con algunas mínimas diferencias en cuanto a como se sitúan las larvas, unos pelillos y poco más. La gran diferencia es que éste mosquito es el único que puede portar la malaria.

Aedes: El Aedes es el más agresivo, se alimenta por el día y prefieren a los humanos aunque no suele entrar en las viviendas. Es capaz de volar a grandes distancias y sus huevos los ponen en zonas de fácil inundación natural. Los huevos pueden estar largo tiempo esperando el agua. Sus picotazos son muy dolorosos y producen heridas e infecciones importantes. Para evitar la proliferación de mosquitos debemos pensar en las aguas estancadas (latas, maceteros, neumáticos, bidones, canales de lluvia atascados, etc.) y sanearlas. En una lata, neumático o bidón olvidado, donde se haya estancado un poco de agua de la última lluvia pueden haber cientos de larvas dispuestas a completar su ciclo, convertirse en adultos, volar y poner a caldo a los primeros que pillen para extraer la sangre necesaria que les permita poner más huevos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>