Ácaros

ARTRÓPODOS – ÁCAROS

Acaro

Los Ácaros son unos animales diminutos (menos de 0,3 mm). Son parientes de las arañas y se han descrito cerca de treinta mil especies diferentes, aunque se calcula que podrían existir más de trescientas mil en todo el mundo. Viven en todas partes y aunque son inofensivos para el ser humano, sí que producen alergias (Alergenos del grupo I . Enzimas proteo líticas secretadas por el tracto digestivo del ácaro y que se concentran en las heces, y Alergenos del grupo II. Proteínas que se encuentran por el cuerpo del ácaro y que sedimentan continuamente).Entre los más conocidos y que nos afectan más directamente se encuentran:

Lepidoglyphus destructor: Es el más frecuente entre los productos almacenados, aunque también se encuentra en el polvo de locales y viviendas. Se le adjudica las afecciones de asma bronquial y rinoconjuntivitis.

Tyrophagus putrescentiae: También se encuentra en productos almacenados pero especialmente en en zona de mayor contenido de grasas y proteínas, también en el polvo domestico pero en zonas como cocina y baño. También se le adjudica el asma bronquial y rinoconjuntivitis, además de reacciones alérgicas más severas en contacto con alimentos contaminados.

Ácarus Siro: Es menos abundante en el polvo domestico pero no deja de ser un problema en los productos almacenados como cereales, bulbos, semillas y en general en los productos de alto contenido proteínico. Produce reacciones alérgicas entre las personas más sensibles. Euroglyphus maynei: Es la tercera especie más abundante y muy frecuente en viviendas, locales, etc. Produce sensibilidad alérgica, asma y hasta dermatitis en determinadas personas.

Dermatophagoides pteronyssinus, pteronyssinus, farinae, etc.: Estos ácaros, que como su nombre indica en griego son “comedores de piel”, son los más dominantes y abundantes. Se alimentan principalmente de los restos de piel que desprendemos y se encuentran por todas partes, sobre todo en los lugares donde se acumula el polvo, suciedad y por consiguiente su alimento (Alfombras, moquetas, etc. ) Son los más habituales en colchones y sofás donde encuentran un hábitat idóneo. Éstos y otros muchos ácaros nos producen molestias y debemos saber controlar su proliferación para evitarlas. Hay que tener en cuenta que las temperaturas altas o bajas pero húmedas son las propicias para la proliferación de los ácaros, por eso aumentan las afecciones en primavera y otoño que son fechas de cambios climatológicos con gran humedad (Las temperaturas secas no le son propicias).En el techo practicable, donde se acumula suciedad y humedad ambiente es un lugar donde los ácaros viven a sus anchas esperando que la ventilación les lleve las partículas de piel que necesitan para alimentarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *